El origen del término proyecto paralelo (side project en inglés), proviene del ámbito musical, y se refiere a un grupo formado por uno o más integrantes ya presentes en otras bandas. En ocasiones, artistas del grupo necesitan tocar otro estilo o composición musical diferente. Es entonces cuando combinan su pertenencia al grupo y la dedicación a su side project para satisfacer sus necesidades musicales. Llevado al ámbito tecnológico es algo similar, se trata de proyectos realizados por una o más personas que ya trabajan en otros proyectos (normalmente proyectos de empresa por los que recibimos un salario).

img_6362

En este post hablaré en primera persona y me centraré en aspectos funcionales y no en aspectos técnicos. Ciertamente, los side project me han interesado desde tiempos que ni siquiera recuerdo. Con cada proyecto personal he aprendido algo que me ha servido para el siguiente. Os hablaré sobre todo de mis experiencias y las claves que me han ayudado a conseguir continuidad y a seguir amando este tipo de proyectos.

¿Porque escribo este post?, bueno, hace unos meses un amigo me propuso hacer un meetup sobre este asunto. Me gustó la idea, con la combinación de conocimientos y experiencias de ambos podría salir un meetup muy interesante. Pero ocurrió lo que ocurre en muchos side project, falta de tiempo, cambio de prioridades, falta de coordinación con el trabajo, falta de ganas… Todo esto y mucho más provoca el abandono de una idea que a priori nos parecía buena a ambos.

En estos momentos me encuentro de vacaciones, ahora mismo concretamente en una bonita playa de Tarragona, y tengo entre mis manos un teléfono móvil. Vaya!!! Tengo todo lo necesario para poder escribir, vale, escribiré un post sobre lo que nos rondaba en la cabeza sobre los side project.


Aprender o emprender.


Está claro, durante el desarrollo de un proyecto se aprende mucho, los problemas que se deben resolver implican investigación, imaginación e ingenio. La cuestion es saber si queremos orientar nuestro side project a aprender o a emprender, este objetivo debemos tenerlo claro desde el principio ya que no es lo mismo.

Si lo que pretendemos es aprender, deberíamos orientar la idea referente al producto a este fin, el desarrollo del producto debería permitirnos trabajar con las tecnologías o metodologías con las que queremos experimentar.

Si lo que queremos hacer es emprender la cosa cambia, debemos pensar y analizar antes que picar líneas de código como si no hubiera un mañana. Emprender también consiste en continuidad, mantener la ilusión con el producto que queremos crear y no cesar en el intento, ya sea para resolver un problema pequeño o una aplicación que puedan usar miles de personas. Piensa en grande y desarrolla en pequeño, porque el tiempo es oro.


Tu competencia.


No lo dudes, cualquier idea que tengas ya existe. Generalmente esto desanima a mucha gente, pero olvidamos algo importante, siempre surgen nuevos productos híbridos que cubren las necesidades del momento, tened en cuenta que las necesidades de la gente cambian y se adaptan a los tiempos y las tendencias, es por este motivo que los productos también tienen que cambiar o en su defecto surgen productos nuevos en el mercado. ¿Que sería de los miles de millones de personas que usan Facebook a diario si el Sr. Zuckerberg se hubiera hechado atrás porque ya dominaban el mercado productos como Friendster, MySpace, MSN o Hi5? Bueno, supongo que para él fue un reto superior poder comparar su producto con el resto para conseguir mejorar lo presente. No lo olvides, tener competencia no es malo.

Analiza a tu competencia, hacer un buen benchmark de producto es muy buena idea, te ayudará a contrastarlo con las ideas que pululan por tu cabeza. Analiza e investiga también a la compañía de tu competencia, a veces encuentras puntos débiles respecto a su metodología o su estructura de trabajo por ejemplo, aunque también puedes aprender mucho de ellos.

Por otro lado, si trabajas en una empresa, ten cuidado de que tu producto no compita con el de tu empresa, generarías conflictos de intereses y eso te puede acarrear problemas. Hay tantas ideas diferentes a explotar como peces en el mar.


Conciliación familiar.


No es bueno aislarse, por norma general la familia es un pilar fundamental en nuestras vidas aunque a veces no nos demos cuenta. La familia consigue mantener nuestro equilibrio emocional. Dedicar tiempo a nuestra pareja, hijos, padres, hermanos y amigos es importante.

¿Cuánto tiempo he de dedicar a mi familia? Dependerá de tus necesidades, hay personas que necesitan menos tiempo que otras. Pensad además que no solo se trata de nosotros, también ellos necesitan de nosotros, hay que cuidar estos vínculos.

¿Entonces?, no voy a tener tiempo suficiente para desarrollar mi proyecto. Falso!, si hay tiempo, se trata de ordenar nuestras prioridades y dedicar algo de tiempo cada día a nuestro proyecto sin olvidar a la familia y amigos.

¿Cuánto tiempo dedico a mi proyecto?, dependerá del proyecto, pero es muy importante dedicarle un rato todos los días, ayudará a avanzar, a mantener la ilusión y las ganas por seguir trabajando en ello. Si dejas pasar un día, dejaras pasar otro y así sucesivamente, hasta que te olvides del proyecto. Pacta con tu familia, trabaja fuera de horarios de oficina en tu empresa o por la noche cuando todos duermen, como decía no se trata de que estés toda la noche trabajando, pero puedes dedicar una o dos horas diarias. La desilusión es un mal que acecha constantemente.

También es muy sano compartir tus ideas y evoluciones con la familia, compartir hará que entiendan en que trabajas y muy probablemente conseguirás su apoyo.


Equipo.


Siempre es un dilema, ¿trabajo solo o busco compañeros que quieran trabajar en equipo?, ¿abandonarán a la primera de cambio?, ¿me desmotivará en hecho de que trabaje yo más que ellos?, ¿tendré que trabajar su motivación además de trabajar en el side project?…

Demasiadas preguntas, muchas sin respuesta, la única forma de saberlo es probando. A lo largo de tu vida encontrarás mayoritariamente a personas que se aburrirán pronto, no desistas, a veces aparecen personas que terminaran recorriendo contigo un largo camino en el mundo de los side project.

Trabajar en equipo tiene sus ventajas, por un lado podréis dividir parte del trabajo del proyecto, es recomendable que el equipo esté formado por varios perfiles para mejorar la calidad del mismo, desarrollador, diseñador, incluso alguien con conocimientos de marketing y negocio. Formar equipo lleva tiempo y sacrificio, se trata de formar una pequeña familia donde cada persona piensa por sí misma y tiene sus propias opiniones. Por otra parte, el trabajo en equipo potencia la ilusión y fortalece los lazos de las personas con el proyecto.

No es tan importante saber cuánto y cuándo trabaja cada integrante del equipo en el proyecto, lo realmente importante es ver que ponen empeño, van trabajando en el y estan comprometidos, si no es así mejor que esa persona lo deje, de lo contrario será un lastre emocional para el resto.

Negociar es imprescindible, resolved vuestras diferencias y no intentéis imponer vuestra idea, negociad sin descanso, ceded algo, acercado posiciones, trabajad la escucha empatica y conseguiréis que vuestro proyecto salga fortalecido de vuestras decisiones.


Motivación.


Cuando tienes una gran idea y comienzas a trabajar en tu proyecto se genera un subidón inicial de motivación que provoca que no puedas pensar en otra cosa, tener ese punto de motivación es lo que necesitamos para tener continuidad, pero… la motivación es como una montaña rusa, con subidas y bajadas, hay que mantenerla alta, y eso no es fácil.

Conseguir mantener un buen nivel de motivación depende de nosotros, de como trabajemos y de cómo nos tomamos el trabajo. Hay que divertirse constantemente, trabajar en nuestro side project no debe ser una obligación, nosotros hemos decidido hacerlo y debe ser un proceso divertido.

Una forma de mantener las ganas e ilusión es ir viendo avances de forma constante. Trabajar con una buena metodología nos permitirá ir desarrollando pequeñas tareas y veremos la evolución de nuestro proyecto con pequeños retos terminados.

Al principio no hay nada, y lanzar nuestro proyecto debe ser nuestro primer gran objetivo, para ello debemos marcarnos un MVP (producto mínimamente viable) e ir trabajando pequeñas funcionalidades hasta conseguir finalizar nuestro MVP.

Si trabajas en equipo, tienes más aliados para mantener la motivación en el proyecto, no estás solo, y si el resto del equipo está comprometido conseguiréis mantener la motivación más fácilmente. Hablad del proyecto, haces sesiones en algún bar o restaurante periódicamente, haces mini-hackatons para mantener la sintonía del trabajo en equipo.

Un momento en el que la motivación suele venirse abajo se produce al poco tiempo de haber lanzado el proyecto al público. Es fácil pensar que después de lanzar el proyecto este será todo un éxito y lo usaran miles o millones de personas. Pero, seamos realistas, esto no funciona así, si tenemos unas expectativas demasiado grandes nos arriesgamos a que no se cumplan y se derrumbe gran parte de nuestra motivación. Después de lanzar el proyecto es importante tener paciencia y seguir trabajando para que vaya haciéndose un hueco en el mercado poco a poco. Se hace el camino al andar.


Metodología.


Metodologías de trabajo hay muchas y variadas, elegir la forma más eficiente de trabajar en nuestro side project dependerá de varios factores. Aunque debes tener en cuenta que las metodologías de trabajo existen para hacerte le vida más fácil, no adaptes tu proyecto a una u otra metodología por intentar cumplir a rajatabla el manifiesto de la metodología elegida. Puedes adquirir elementos de varias metodologías para adaptarlas a tu proyecto y equipo.

Seguramente la metodología que utilices en los proyectos de tu empresa no funcionen de la misma forma en tu side project. El entorno no es el mismo, el equipo tampoco, no existen políticas de empresa que te obliguen a hacer tal o cual cosa (reportes, análisis, alineaciones sobre planes empresariales…) Tienes más libertad, necesitas ser eficiente en cuanto al control de tiempos y necesitas mantener la motivación por el proyecto.

Como decía al principio existen diferentes siglas referentes a metodologías existentes: Scrum, Kanban, Lean, XP… Cual elegir depende de tus necesidades, te recomiendo que leas bibliografía respecto a estas metodologías y utilices la que más o lo que más te interese de cada una. Por ejemplo, si trabajas solo no necesitarás hacer Daily Scrum, si prefieres entregar valor de forma constante y publicar tus avances en tu entorno de producción de forma diaria no necesitarás preparar Sprints, a lo mejor te interesa adaptarte a la metodología Kanban con pinceladas de Scrum, algo así como un Scrumban.

Móntate un panel de evolución de tareas, gestiona tu backlog con tareas pequeñas, evita trabajar con varias tareas a la vez, una cosa detrás de otra, debes ser organizado.

Si trabajas en equipo es muy recomendable que compartáis el trabajo y los bloqueos que hayáis podido experimentar periódicamente, es posible que hacer Daily Scrum no sea tarea fácil, en este caso podéis reuniros en algún lugar pactado una vez por semana. Es sano compartir y realizar un seguimiento del proyecto para conseguir una buena alineación.

Sobre todo no olvides que las metodologías deben servir al proyecto y no al revés, se trata de ser ágiles.


El Roadmap.


Es importante diferenciar el roadmap del backlog, el backlog nos sirve para trabajar de forma priorizada todas nuestras pequeñas historias de usuario, el roadmap por el contrario nos debe ofrecer una visión general sobre la planificación del proyecto sin entrar en los pequeños detalles. Normalmente el roadmap es un elemento vivo que cambia a lo largo del proyecto, puedes tener una planificación general a tres meses vista y durante el proceso pueden cambiar los tiempos, el orden de realización e incluso ciertos aspectos estratégicos relacionados con el proyecto.

En el roadmap se pueden añadir tareas epicas, y otros tipos de elementos no relacionados directamente con el desarrollo técnico del proyecto, por ejemplo la planificación de la campaña de marketing de lanzamiento.

El roadmap debe servir de guía matriz sobre la que planificar y modificar toda la estrategia del proyecto y del equipo. No nos debe dar miedo modificar el roadmap si las cosas cambian, créeme, suelen cambiar a menudo.

En un proyecto empresarial el roadmap suele recaer sobre la figura del Product Owner que trabajará junto al equipo y el Product Manager para definirlo. En un side project es un poco diferente, las decisiones debemos tomarlas solos o con el pequeño equipo del que disponemos. Es bueno tener un roadmap con una línea estratégica que nos ayude a tener una visión global, pero no nos obsesionemos con esto, montemos un roadmap y mantengámoslo sin que esto nos ocupe demasiado tiempo.

Hay muchas herramientas y formas de crear un roadmap, a continuación os comparto algunos ejemplos y herramientas, espero que os sean de ayuda.

Confluence: Es una herramienta para disponer de una intranet empresarial súper completa, dispone de un módulo para programación de lo que llaman timelines, que viene a ser lo mismo que un roadmap.

Excel: Evidentemente Excel es una herramienta más que válida para crear y mantener tu roadmap, fácil de utilizar y con muchas posibilidades de edición, además puedes encontrar infinidad de plantillas ya disponibles por internet y muchísima documentación.

ProdPad: Una herramienta muy potente, de pago que permite crear y mantener tus roadmap y compartido de forma muy sencilla y visual. Muy utilizado en entornos empresariales.

Aha!: Otra plataforma diseñada específicamente para la creación y mantenimiento de roadmaps, también de pago.