Ayer, en el standup general del equipo, hubo un toque de atención por el tiempo que dedicamos al día a tomar cafés. Pero para comenzar esta pequeña historia, aparcaré por un momento el tiempo dedicado a tomar café para hablar de los managers.

Los managers… esos grandes incomprendidos.

Años atrás, me preguntaba cuál era la labor de un manager dentro de un equipo. La verdad es que no tenía una respuesta única, dependiendo del tipo de management que hiciera, podía encontrar una u otra respuesta, a cada cual más dispar. Realmente no sé si hay una respuesta única válida, aunque sí tengo claro qué tipo de manager me gustaría tener.

Dos palabras clave: misión e inspiración.

He tenido managers que creían que la única misión de la empresa era:

  • Ganar dinero
  • Crecer en visitas
  • Ser líder en el sector

¿Os resultan familiares?, supongo que sí. Este tipo de misiones son como palabras vacías de sentido y sentimiento, son los deseos de los managers, que a su vez son los deseos de la alta dirección de muchas compañías, pero no son misiones. La misión de una empresa y de sus equipos, no es algo que deba cambiar año tras año, se trata de un objetivo persistente a largo plazo, el ADN y la razón de ser de esa empresa en el mercado, trabajando por y para sus usuarios y clientes.

Para un individuo que trabaja en una compañía, la misión es aquello que te hace levantar de la cama a media noche porque se te ha ocurrido una nueva forma de afrontar un proceso que mejorará el outcome. La misión, es el motivo por el cual tienes esos “momentos Eureka!” saltando de la bañera en pelotas y corriendo por el pasillo en busca de tu iPhone para escribir un email a tu manager de la idea tan genial que se te acaba de ocurrir.

Pongamos como ejemplo la misión de Toyota:

Toyota persigue crear una sociedad más prospera a través de la producción de automóviles.

Aunque queda muy claro a qué se dedican, la producción de automóviles, lo más importe y el alma de la empresa es “crear una sociedad más prospera“. No va sólo de ganar dinero o ser líder en el sector, va de algo mucho mas grande, va de valores, de inspiración

Muchos managers muy a menudo confunden liderar con mandar, y no pueden estar más equivocados:

Un líder ha de saber y entender hacia donde quiere ir la empresa, cuál es la estrategia general y cómo adaptarla a la estrategia de equipo y producto para remar todos en la misma dirección, remar junto al equipo.

El tipo de management que se haga es lo que determina un líder de un simple jefe.

12155264433_5dde9733a4_b

Liderar es confiar en tu equipo, ser parte del equipo, mantenerse en el frente. Tu equipo es tu otra familia.

Y volvamos a la idea del primer párrafo: el toque de atención para la pausa del café.

Haré una reflexión personal sobre el tema:

  • ¿Es realmente el tiempo de la pausa del café el verdadero problema?
  • ¿Porque no indagamos un poco más a fondo?
  • ¿Y si la “pausa del café” es el síntoma de no tener una misión o un líder?
  • Si los resultados hubieran sido muy buenos, ¿se hubiera dado ése toque de atención?
  • ¿Qué hay de lo bueno se celebra en público y lo malo en privado?
  • ¿Era necesaria esa actitud de “golpe en la mesa” hacia el equipo porque los resultados no acompañan?
  • ¿No es ese comportamiento propio de un jefe y no de un líder?

Cuando los resultados no acompañan, un líder no debe dejarse llevar por la presión y debe parar este nerviosismo que para nada ayuda al equipo.

En el fútbol, y en otros deportes, hay el acuerdo que cuando el equipo gana es mérito de los jugadores, pero que cuando el equipo pierde es responsabilidad del entrenador.

En el mundo empresarial, funciona de modo diferente, dependiendo del tipo de mánager que tengas:

  • Cuando tienes un jefe: el éxito es del jefe, y el fracaso siempre es culpa del resto del equipo.
  • Cuando tienes un líder: el éxito es del equipo, y el fracaso también! El primer impulso es pensar que fracaso es responsabilidad del líder, pero no es así. No somos un equipo? No somos una familia? Me explico, si el líder es parte intrínseca del equipo, debe serlo a todos los niveles: las decisiones se toman en conjunto, los éxitos se celebran en conjunto y los fracasos también se repercuten en conjunto. Como una familia.

Hace un tiempo leí un tweet que decía:

¿Con qué tipo de manager trabajas tú? Y aún más importante: ¿Con qué tipo de manager quieres trabajar tú?

Para más consejos de management, seguid esta cuenta de Twitter, es oro puro: @PicardTips